Por qué revolution, y por qué on the road: Así empezó todo


Viaje y activismo. A ver qué tiene que ver viajar con el activismo. "Seguramente nada", habría pensado yo cuando, el pasado octubre, apiñé mis pertenencias básicas en un macuto y me marché de Madrid para atravesar Estados Unidos. Y aquí estamos.

 

La verdad es que no soy para nada una viajera experimentada. Cuando se me ocurrió largarme, no tenía ni idea de cómo se organizaba un viaje tan largo con tan poco dinero, ni si era posible siquiera. Tampoco sabía si conseguiría llegar al final o tendría que volver a medio camino, pidiendo dinero a mis padres y confirmándoles que sí, que lo de ir a la aventura había sido una estupidez. Y gracias al imaginario colectivo, para cuando subí al avión ya se había sumado cierto miedo a que, por ser mujer y viajar sola, me pasara algo horrible, terrible, dolorosísimo. Y, por supuesto, si ocurría sería culpa mía. Maravilloso todo.

 

De modo que el viaje acabó siendo no sólo una experiencia increíble de auto-descubrimiento y crecimiento, sino también un desafío constante. Porque "eres chica, cómo vas a ir tú sola". Porque "tienes 22 años, no tienes ni idea de lo que estás haciendo". Porque "acabas de terminar la carrera, ¿no deberías buscar trabajo?" Porque "con ese dinero es imposible que te mantengas tres meses". Incluso a aquéllos que intentaban animarme se les escapaban mensajes contradictorios: "Me encanta la idea, qué valiente eres, irte ahora justo que parecía que ibas a empezar a abrirte paso en el mundo laboral". Estupendo, gracias.


Pero mira por dónde.

 

No me violaron.


No se me acabó el dinero.


Y tuve la experiencia más brutal de mi vida.


De hecho, aquí va una lista de 10 cosas aleatorias que hice en este viaje de tres meses, de las que hablaré en otras publicaciones:



  • Subirme al coche de un completo desconocido y atravesar con él las Blue Ridge Mountains hacia una increíble puesta de sol
  • Dormir en una casa sin calefacción, sin agua caliente y con agujeros en las paredes en Nueva Orleans
  • Participar en manifestaciones contra la brutalidad policial en estados sureños y entender la realidad del racismo institucionalizado en Estados Unidos
  • Entrevistar a líderes estatales de la ACLU, a un activista de Occupy Wall Street y a la mujer gallega que lleva manifestándose frente a la Casa Blanca desde los '80

  • Pasar el día de Navidad con alguien a quien había conocido la semana anterior
  • Conocer al último asistente personal de Miles Davis en Filadelfia
  • Entrar alegremente en un barrio chungo de Jackson, Mississippi, y sobrevivir
  • Coger comida de un contenedor de supermercado en Nashville y cocinarla. Estaba deliciosa
  • Asistir a un cóctel en la casa más lujosa que he visto en mi vida
  • Hablar con desconocidos en aeropuertos mientras volvía a casa, haciéndonos fotos con un cartel con los kilómetros que me quedaban para llegar a Madrid. Grabarlo todo. Ganar un concurso de vídeos.


A lo que voy es muy sencillo: nos hace mucha falta quitarnos esa costumbre de decir que tal o cual cosa es imposible sin pensarlo dos veces. Más a menudo de lo que creemos, elegimos la comodidad por defecto, quejándonos de las circunstancias que nos rodean y no haciendo nada por cambiarlas - porque el cambio supone miedo. Y no digo que lo que yo hice no fuera arriesgado, ni que el cambio no sea arriesgado - pero su concepto como algo amenazador tiene el poder de paralizarnos, y ésa es la verdadera amenaza. Al final, acabamos convenciéndonos de que no tiene sentido reinventar cómo debería ser la vida. ¿Te suena? Esto es lo que viajar y el activismo tienen en común. De esto va Revolution on the Road. Y esto es lo que suele interponerse entre nosotros y las experiencias que valen la pena.

 

Te invito amablemente a replantearte qué importa de verdad y qué no importa tanto. A cuestionarlo todo. A viajar más. Y, si quieres, podemos hacerlo juntos.


Bienvenida/o a Revolution on the Road.


Write a comment

Comments: 4
  • #1

    Amparo Fortuny (Wednesday, 08 July 2015 17:40)

    Este blog pinta muy bien, me identifico con el concepto Revolution On The Road.

  • #2

    Revolution on the Road (Sunday, 26 July 2015 21:30)

    ¡Gracias, Amparo! Ya te lo comenté en privado, pero te respondo también por aquí: me alegro mucho y espero poder seguir construyendo ese concepto día a día :)

  • #3

    Elisa J. (Sunday, 30 August 2015 02:47)

    Hola Elisa! Encantada tocaya jeje. Mis felicitaciones y toda mi admiración porque adentrarte en esta loca aventura con esa visión que tienes y esa valentía. Admiro ese valor con lo jovencita que eres de haber tomado esa decisión de irte a la aventura, ojalá yo a tu edad al acabar la carrera hubiera tenido ese empuje y ningún miedo hacerlo.
    Ha debido ser súper excitante y totalmente productivo a nivel personal esa experiencia, que al fin y al cabo es lo que nos hacen madurar y tomar conciencia de la realidad que el mundo vive.
    Acabo de descubrir tu historia a través de un podcast de la Cadena Ser en el programa Hablar por Hablar, y fíjate las casualidades (que no creo que sean así) justo oigo tu historia en un momento personal en el que necesita un cambio similar.
    Bueno te seguiré por tu blog y leer todas esas anécdotas que habrás vivido! Un saludo y mucha suerte en su profesión que también está sufriendo esta crisis-estafa!! Un abrazo!

  • #4

    Revolution on the Road (Sunday, 30 August 2015 13:11)

    Hola, tocaya,

    Muchísimas gracias por tus palabras. Este tipo de comentarios me animan mucho a seguir y a creer en este proyecto, sobre todo cuando vienen de personas que no conozco, y me he llevado una gran alegría leyendo el tuyo esta mañana.

    Es cierto lo que dices de que este tipo de aventuras, aparte de divertidas, son experiencias que nos hacen madurar y abrir los ojos ante realidades que no nos llegarían de otra forma. También pienso, después de haber desmontado prejuicios como "hace falta mucho dinero para viajar" o "viajar sola siendo mujer es un peligro", que la edad o las circunstancias que nos rodean a veces no importan tanto como creemos a la hora de lanzarnos a hacer algo así, de modo que, si sientes que lo necesitas, te animo totalmente a que lo hagas. Si quieres puedes contactarme en privado y puedo pasarte consejos, páginas web útiles o lo que necesites.

    Un abrazo grande y un placer :)