#BlackLivesMatter, la lucha obrera y un queso robado

 Nashville, Tennessee

 

Fuimos al West End, frente a un McDonald's, donde estaba convocada la manifestación. Había alrededor de 30 personas con carteles y tambores, y los coches les pitaban al pasar, mostrando apoyo. Bern enseguida empezó a hablar con la gente. Yo me puse a grabar y a hacer fotos. Estaba encantada de estar viviendo aquello. Al rato apareció una marcha de unos 100 estudiantes pidiendo justicia por los asesinatos de Michael Brown y Eric Garner. Cortaron la calle unos minutos y nuestro grupo se les unió. Fue muy repentino e intenso, muy poderoso. Los coches pitaban y un hombre incluso salió fuera del suyo con las manos en alto de forma simbólica. Fue brutal. Después la marcha siguió y nosotros nos quedamos hasta que el grupo se disolvió.

 

(...)

 

Cuando llegamos a la universidad, su amigo... ¿Will? Cómo se llamaba... bueno, no se llama Will, pero le voy a llamar así porque le pega. Will se ofreció a enseñarme el Divinity Building, que es donde se estudian las religiones. Me cuenta que va a ser pastor, aunque fue criado como católico.

"¿Y por qué no estudias para ser cura católico?"
"Me gustan demasiado las mujeres".

Ah, pájaro.

Nos juntamos con unos amigos y de pronto Stella mira el móvil y grita: "¡Bern dice que hay comida en la biblioteca!" Vamos para allá corriendo y nos encontramos con el catering más elitista y delicioso del universo. El hall estaba lleno de viejos trajeados y mujeres con perlas en las orejas. Y zampamos como si no hubiera un mañana y nos metimos entre pecho y espalda un par de vasos de vino. Antes de salir, un pez gordo se puso a hablar con Will y por el rabillo del ojo pude ver cómo Bern se deslizaba disimuladamente hasta la mesa, agarraba un queso entero y lo envolvía en una servilleta. Contuve una sonrisa. Salimos, camino de la segunda manifestación.

En ésta había mucha más gente y fue mucho más intensa.

 

"We can't survive on a $7.25!"

"What do we want? 15! And when do we want it? Now!"

"We work, we sweat, put $15 in our check!"

 

Estas consignas se acabaron mezclando con consignas relacionadas directamente con los sucesos de Ferguson y Nueva York:

"Please don't shoot me dead, I've got my hands above my neck!"

"Hands up, don't shoot!"

 

Pensé que igual a algunos no les haría mucha gracia la mezcla, pero dio mucha emoción a la marcha. Paramos el tráfico un par de veces y los manifestantes, la mayoría negros, danzaban y cantaban a voces, porque la revolución también es celebración, y mantuvieron los ánimos arriba durante las casi dos horas que duró aquello. Yo perdía de vista a Bern constantemente, porque él iba hablando hasta con las piedras y yo iba pendiente de grabar y tomar fotos. Al final hubo un acto en el que todos se tumbaron y guardaron silencio durante un minuto.

 


Write a comment

Comments: 1
  • #1

    Write My Essay (Wednesday, 30 August 2017 07:29)

    I'm really happy to have visited this website mainly for a reason that the discussions over here are all effective and contributing in a great level. Whether it's the question asked and provided answer there or the comments placed by other experienced members, everything contributing to have more useful ideas on how things work effectively.