Todo lo que te van a decir si eres mujer y viajas sola... y algunas respuestas útiles

Fotografía de Ester Almeda
Fotografía de Ester Almeda

 

Nota importante: Este artículo está escrito por una feminista blanca y occidental. Aunque resulta fácil identificarse con la mayoría de las siguientes cuestiones, soy totalmente consciente de que las mujeres negras, o las personas trans, o cualquier otro colectivo que se encuentre dentro de las fronteras de la lucha feminista tendrá que enfrentarse a problemas y cuestiones diferentes - pero yo no soy quién para hablar de ello. Esto está escrito desde mi perspectiva y experiencia.

 

 

"¡¡TE VAN A VIOLAR!!"

  

Ésta es siempre, siempre, la number one. La verdad es que es una afirmación directa bastante jodida, pero la oirás en boca de familia o amigos indistintamente. Personalmente, me entristece un poco que cuando alguien piensa en una mujer viajando sola, lo primero que se le venga a la cabeza sea la violación.

 

Pero, triste o no, esto también es inexacto. Porque la realidad es que la mayor parte de las violaciones son cometidas por alguien que ya era parte del entorno de la víctima. Esto significa que tienes más posibilidades de que te violen en tu país de residencia que viajando. Además, cuando viajas prestas más atención a todo lo que te rodea, incluido el comportamiento de la gente, de modo que resulta más fácil detectar un posible peligro en ese contexto que caminando tranquilamente por tu barrio, porque en ese caso lo haces de forma automática y con la guardia baja.

 

 

"NO DEBERÍAS QUEDARTE EN CASAS DE HOMBRES"

 

Igual que "No te vistas así" o "No bebas mucho cuando salgas de fiesta", esta frasecita parte de la idea de que los hombres son incapaces de controlar sus instintos y por tanto el acoso sexual se convierte en una posibilidad si se lo pones "fácil". Así que, según este razonamiento, ser huésped de un hombre al viajar sola (o vestir de forma "demasiado provocativa" cuando sales) podría ser el detonante de un acoso sexual o una violación. Esto, por supuesto, implica que parte de la responsabilidad de la agresión sería tuya por provocar los instintos del hombre, pero ése es otro tema.

 

Y ¿sabes qué? Normalmente, la gente que dice estas cosas es la misma que afirma que las feministas somos unas odia-hombres que metemos a todos en el mismo saco de violadores. Irónico, ¿verdad? 

 

Pues resulta que me hospedo en casas de hombres precisamente porque soy feminista. ¿Por qué? Porque el feminismo afirma que los hombres son personas racionales que pueden controlar sus deseos sexuales y priorizar el respeto hacia las mujeres. Por eso mismo, cuando un hombre viola, él es el único responsable de ello - porque no es una bestia, sino un ser humano con raciocinio y emociones, igualito que yo. Y, en base a esta idea, me quedaré en tu casa a no ser que perciba alguna señal de que algo no va bien. Por supuesto, esto no quita que me haya entrenado en autodefensa como medida preventiva, porque como mujer siempre corro un riesgo, y eso es de sentido común. Pero no voy a evitarte de entrada basándome en el mero hecho de que eres un hombre.

 

Ahí tenéis nuestro "odio a los hombres", patrocinado por el feminismo.

 

 

"¿LLEVAS UN SPRAY DE PIMIENTA?"

 

En mi primer viaje sola llevé conmigo un spray de pimienta a regañadientes, porque un buen amigo insistió en dármelo. Y la experiencia no fue muy buena. Me he dado cuenta de que, de momento, me siento más cómoda siendo mi propia arma, tanto aprendiendo autodefensa como tomando todas las medidas de prevención que puedo (leer el lenguaje corporal, hacer las preguntas adecuadas, estar al tanto de lo que me rodea).

 

Sin embargo, el año pasado acudí a un taller sobre viajes en solitario para mujeres en el Amsterdam Nomads Gathering y muchas chicas afirmaron sentirse más seguras con un spray, así que se trata de una cuestión totalmente subjetiva. De cualquier manera, siempre es importante sentir que estás preparada para reaccionar en una situación de peligro - y, como mujer, esto también incluye amenazas inherentes a tu género tales como (¡premio!) la violación.

 

Mi segundo viaje sola (Ámstedam, 2015)
Mi segundo viaje sola (Ámstedam, 2015)

 

"NO ERES COMO LAS OTRAS CHICAS"

 

Como chica que alguna vez ha tendido a comportarse de formas que la sociedad tacharía de "masculinas" (jugar al fútbol en el colegio o raramente llevar maquillaje en el instituto), hubo una época en mi vida, antes de descubrir el feminismo, en la que me enorgullecía de decir que yo era "diferente de las otras chicas". Evidentemente, en ese momento no era consciente del daño que hacía con eso. Al desvincularme de algo con lo que en realidad me sentía identificada (ser mujer), traicionaba parte de quien soy y a la vez daba por hecho que las chicas son, de forma natural, menos divertidas que los chicos - y lo que es más: que chicas y chicos se comportan de esta o aquella manera debido a su género.

 

Los viajes y el feminismo aparecieron en mi vida más o menos a la vez y ambos me enseñaron una lección muy importante: que cuantos más estándares sociales derribas, más libre eres para conocerte a ti misma. Yo no soy "diferente de las otras chicas", porque cada chica es diferente. Al vincular ciertos rasgos de carácter a un género, restringimos la libertad de explorarnos a nosotras mismas, como individuos, porque establecemos estándares respecto a cómo deberíamos comportarnos basándonos en cómo hemos nacido - eso sin mencionar el dar por sentado que sólo existen dos géneros con los que una persona puede identificarse.

 

 

"¡PERO SI ESE PAÍS ES SÚPER MACHISTA!"

 

Bueno, sí, y el tuyo también - seas de donde seas. Todos los países son machistas. Dentro de las fronteras de mi país primermundista occidental (España), he vivido acoso sexual, agresiones sexuales, comentarios machistas y exhibicionismo (por poner algunos ejemplos), eso sin mencionar las experiencias de algunas de mis amigas, como la violencia de género o la violación. Así que seamos conscientes de esto antes de señalar a otro país por su machismo, porque podríamos caer, sin darnos cuenta, en un racismo no intencionado, así como en ignorar la desigualdad que existe en nuestra propia tierra.

 

Además, cuando la gente llama "machista" a un país, me he dado cuenta de que muchas veces no saben de lo que están hablando. No hace mucho, alguien me dijo que no fuera a Albania porque es "un país muy peligroso para las mujeres". Yo pregunté que por qué, a lo que recibí una respuesta que era más o menos algo como: "Bueno... hay mafias... y mucha prostitución... ehh..." No. Primero infórmate y luego hablamos. Tu afirmación sin argumento sólo ayuda a desanimar a las mujeres de hacer algo que podría ser una experiencia increíble. Por supuesto, cada país implica riesgos distintos para nosotras, a distintos niveles - razón por la que deberías informarte sobre ellos antes de hacer cualquier afirmación (si estás hablando con una viajera) o antes de tomar la decisión de saltarte/visitar cierto país (si eres una viajera). 

 

 

"¿NO TIENES MIEDO?"

 

Claro que tengo miedo. Ser feminista no significa que de pronto tienes control y poder sobre todos los peligros del mundo (¿y lo estupendo que sería eso?), pero ahora me siento más preparada porque tengo un mejor conocimiento sobre cómo detectar y enfrentarme a muchos ellos. Si estás pensando en viajar sola, desde luego que pasarás miedo - mucho, de muchas cosas. Pero ésa no es razón para no hacer lo que quieres. Siempre ayuda leer blogs o entrevistas de otras personas que ya lo están haciendo, porque suelen mencionar lo aterrorizadas que estaban la primera vez que se lanzaron a ello - como yo también lo estaba, y aún lo estoy antes de un gran viaje.

 

 

Consejo extra:

 

Puede que sea un cliché, pero quiérete a ti misma. Te van a llover críticas de todos lados por atreverte a salir ahí fuera tú sola y vas a tener que ser fuerte para enfrentarte a las inseguridades causadas por las palabras de quienes te quieren e intentan protegerte. Pero pronto te darás cuenta de que no necesitas la aprobación de nadie. Los viajes en solitario suelen generar esta sensación, pero el feminismo añade la perspectiva de género y puede ayudarte a seguir alimentando dicha sensación una vez hayas vuelto a casa. Puede que estés viajando sola, pero nunca estarás sola.

 

Nos vemos en el camino.

 

artículos relacionados

El privilegio, la elección y la crisis en la prostitución

Cómo un viaje de tres meses cambió toda mi vida


Write a comment

Comments: 3
  • #1

    Clara (Saturday, 10 December 2016 16:34)

    Me encantó! Sobre todo el "Ahí tenéis nuestro "odio a los hombres", patrocinado por el feminismo."

  • #2

    Elisa (Revolution on the Road) (Sunday, 11 December 2016 09:21)

    Jajaja muchas gracias, Clara, a veces una no se puede resistir a soltar las cosas con un tono más humorístico, que de eso también vivimos :)

  • #3

    Yose (Sunday, 03 December 2017 22:17)

    Flaca te felicito, leí un poco de tu blog y me han pasado las mismas cosas,soy chilena y viajo sola hace seis meses por Latinoamérica, en autostop y quedándome con couschsurfing, la experiencia ha sido muy buena onda bonita, mucha gente me ha ayudado, creo fielmente que somos mas buenos que malos en el mundo, siempre me preguntan si tengo miedo y la verdad d primera tenia mucho, ahora ya no, viajando la percepción y observación se agudizan bastante,he aprendido a quererme a valorarme y a sentirme fuerte y segura, un abrazo hermana éxito y buena ruta !!!!!