Sonríe, coño

Fotografía de Sofía Boriosi

 

Sonríe.
Lleva tacones.
Lleva maquillaje.
No lleves piercings.
Sonríe.
Ríeles todas las gracias a los señores con traje.
Finge que no te das cuenta cuando te miran el culo.
Sonríe más.
Nunca digas "no".
Sé profesional, aunque sean las cuatro de la tarde y ellos ya se hayan tomado tres cervezas.
Finge pasión por tu trabajo.
Sé una señorita.
Sonríe.
SONRÍE.

 

Estoy colocando una mesa en un cóctel de un lujoso hotel, con los pies doloridos y los nervios de punta. Llevo varias horas trabajando como azafata en una feria comercial que odio y aún me quedan varias más hasta poder quitarme los zapatos y decir palabrotas en voz alta. Entonces se me acerca una compañera con la que llevo haciendo migas todo el día. Tiene en la cara una sonrisa quebrada, forzada. "Tía, vas a flipar con lo que me acaba de pasar". Me lo dice con una risita que no tiene nada de risa, y antes de que diga nada, yo ya sé de qué va esto. Sé que me va a relatar algún tipo de acoso, porque ya he visto esa cara antes, la cara de intentar quitarle importancia y tomártelo como una anécdota cuando lo que sientes es muy, muy distinto.


"Pues iba a entrar en el hotel y había un hombre en albornoz fuera y cuando he pasado por delante... me ha enseñado el rabo".

 

Y se ríe. Se ríe con la boca, pero no con los ojos. Yo dejo lo que estoy haciendo y la miro. "¿Estás bien?" "Sí, sí, jaja, estoy bien, tranquila, no tiene importancia". Y con esas palabras noto cómo se abre una grieta tremenda entre las dos, porque no puedo ayudarla si ella prioriza evitar el conflicto ante encarar este problema como lo que es. Y lo entiendo. Porque, como le dé la importancia que tiene, como me hable de cómo se siente, del asco y la rabia y el miedo, como admita que habría que hacer algo, igual alguien (el jefe, un cliente) se entera, y eso no puede ser, no, eso sería lo peor. No va a ser ella quien dé la nota. Eso es lo que nos han enseñado: a encubrir a los agresores, a hacer como que no pasa nada, a sonreír pase lo que pase. Y ellos lo saben. Y por eso siguen enseñándonos el pene, o mirándonos el culo descaradamente, o preguntándonos si estamos casadas, en el contexto de un encuentro entre profesionales como era la feria en la que estábamos trabajando. Y sí, todas estas cosas ocurrieron en aquel evento.

 

"¿Cómo que se os enseña a no denunciar?" "Qué tontería." "Entonces vosotras también tenéis la culpa, por callaros." Cuántas veces hemos oído afirmaciones de este tipo, e incluso nos hemos encontrado estando de acuerdo con ellas, ¿verdad? ¿Por qué nos callamos?

 

Uno de los stands de prensa de la feria. Ésta es la publicación elegida como reclamo.
Uno de los stands de prensa de la feria. Ésta es la publicación elegida como reclamo.

 

Hace unos días hablé con un conocido mío, un chaval de 16 años. En su instituto habían tenido una charla sobre feminismo y me lo estaba contando. Su relato comenzaba aclarándome que ya sabía que las mujeres somos asesinadas, violadas, acosadas e insultadas por ser mujeres. Él entendía que esto es un problema que debe ser resuelto. Sin embargo, hizo un apunte: "Pero algunas feministas son muy extremistas, y además también hay mujeres que odian a los hombres". Yo le pregunté si alguna vez alguna chica le había hecho sentir acosado por la calle, o miedo de ser violado. Él me respondió que no, pero que había una chica en su clase que odiaba a los chicos y que eso tampoco podía ser. Le pregunté qué acciones tomaba esa chica contra ellos. "Nos mira fatal", fue su respuesta.

 

Hemos alcanzado tal punto de ceguera y aceptación social de la desigualdad, que un adolescente (¡que admite la existencia del machismo!) por un lado llama exageradas a las feministas, pero por otro se siente agredido porque una chica "le mira mal". Parece que se nos olvida que el feminismo jamás ha matado a nadie, pero que todos los años el machismo se salda con un escandaloso número de víctimas. Con los datos y estadísticas con los que contamos a día de hoy, debería resultar impensable comparar el machismo con el feminismo, y aun así, se hace. En tertulias, en declaraciones de políticos, en el trabajo, se dice que las feministas, que denunciamos con datos en la mano una violencia sistemática ejercida contra la mitad de la población, exageramos. Con este punto de partida, ¿con qué cara vas a quejarte a tu jefe de que un cliente te ha acosado? ¿Cómo le explicas a un adolescente que tocar el culo a una chica sin su permiso es una agresión? ¿Cómo señalas que son distintos escalones de la misma escalera, si por denunciar lo que hay en la cima se genera una reacción defensiva así de blindada y validada?

 

Porque a ver qué es eso de mirarles mal. Lo que nos hace falta es sonreír más, tener un poquito de sentido del humor. No les gusta que no nos tomemos el machismo a la ligera. Cuando dejamos de sonreír, incomodamos. Quién no se ha visto forzada a soltar una risita resignada ante un chiste machista, o ante un comentario fuera de lugar, para evitar las consecuencias de no hacerlo. Dejar de sonreír es para nosotras un acto de desafío, porque significa dejar de normalizar las pequeñas agresiones diarias y cuestionarlas. Y a nadie le gusta que le cuestionen.

 

Visto en Madrid a finales de noviembre de 2016.
Visto en Madrid a finales de noviembre de 2016.

 

La mejor forma de mantener una opresión es normalizarla. De esta manera, no sólo se consigue la colaboración de los propios oprimidos, sino que además cualquier voz que la desafíe es desacreditada. Por eso a las feministas se nos tacha de amargadas, de exageradas, de locas - todos insultos relacionados con nuestro carácter, y no con la veracidad de las afirmaciones que ponemos sobre la mesa. Se nos dice que "vemos machismo en todas partes", pero es que hay machismo en todas partes. Y precisamente por esto cuesta tantísimo esfuerzo validar cada una de las denuncias sociales que se hacen desde el feminismo: porque no sólo tienen que ser discutidas (como cualquier cuestión de esta naturaleza), sino que además tienen que enfrentarse a otros mil obstáculos más como la burla, la deslegitimación o la insistencia en que "no es para tanto".

 

Porque hija, qué exagerada eres a veces. No son agresiones, son piropos. No son insultos, son bromas. No es machismo, es educación. No es delegar casi todas las tareas del hogar en tu esposa, es ayudarla en casa. No es control, es protección. No es violencia de género, es amor. No son hombres homicidas, son mujeres muertas. Y si todo esto te molesta es porque estás hilando demasiado fino, así que no pongas esa cara de cabreo y sonríe, que estás más guapa. Sonríe, que la igualdad ya está alcanzada. Sonríe, coño.

 

Por Elisa Coll Blanco
Revolution on the Road es un blog feminista sobre viajes y activismo · Únete en Facebook:

artículos relacionados

"¿Dónde está tu novio ahora?"

El error que no debes cometer con personas refugiadas


Write a comment

Comments: 29
  • #1

    María (Wednesday, 07 December 2016 14:02)

    NO!!! No estoy de acuerdo, muchas mujeres no encubrimos jamás a los hombres agresores, NO hacemos que no pasa nada, NO sonreímos pase lo que pase, NO!!!
    NO se nos enseña a no denunciar, quede claro que NO nos dejan denunciar y si denunciamos NO nos hacen caso.
    NO, no nos callamos, nos callan porque el heteropatriarcado machista lo tiene estipulado así en su sociedad.
    Los que callan son ellos, tapan, se esconden y esconden sus atrocidades contra la mujer y se justifican en Sociedad Machista para matarnos, porque nos están matando.

  • #2

    Revolution on the Road (Wednesday, 07 December 2016 15:26)

    María, creo que estamos diciendo lo mismo... El artículo precisamente anima a no encubrir, a no hacer como que no pasa nada, a dejar de sonreír obligadas. Se nos enseña a no denunciar aunque en los medios se nos anime a hacerlo, y efectivamente, cuando denuncias muchas veces sólo empeora tu situación.

  • #3

    Banesa (Wednesday, 07 December 2016 22:11)

    Hermoso! no tengo más palabras

  • #4

    Luis (Thursday, 08 December 2016 13:17)

    Totalmente de acuerdo, hay machismo en todas partes, y SI lo dice un hombre que es consciente de todo lo que tenéis que pasar y me cabrea, yo no me callo cuando veo injusticia y a pesar de no ser mujer para sentirme en mi propio bando, lucho por el feminismo y a veces incluso me siento atacado por hacerlo (yo que sabré si soy un hombre), pero lo hago igualmente. Me duele que el feminismo no sea defendido por más hombres, hay quien piensa todavía que el feminismo ataca al hombre en lugar de al machista.

  • #5

    Elisa (Revolution on the Road) (Thursday, 08 December 2016 16:13)

    Gracias, Banesa!

    Luis, me alegra mucho leerte y sí, vas a encontrar muchas críticas por defender el feminismo, pero merece la pena sabiendo que haces lo correcto. Ojalá más hombres escucharan a las mujeres, aprendieran del feminismo y ayudaran a extender su comprensión entre círculos dominados por varones. Un abrazo!

  • #6

    Karen (Thursday, 08 December 2016 20:34)

    Gracias Elisa. Por escribirlo, por pensar diferente, por no quedarte callada.
    Me gustaría seguir leyendo tus textos. Wow.

  • #7

    Elisa (Revolution on the Road) (Thursday, 08 December 2016 20:38)

    Gracias, Karen! Puedes encontrarlos todos en la pestaña de "artículos en español". También voy actualizando con pequeñas cosas que no aparecen aquí en Facebook e Instagram :) Un abrazo!!

  • #8

    Lucía (Thursday, 08 December 2016 21:32)

    Hola, me encantó la nota. Se me une a los conceptos de Foucault de micorpolítica y micorpoder, dejar de sonreír puede ser un acto político y de poder que esta al alcance de todxs! Abrazo y gracias

  • #9

    Lucía (Friday, 09 December 2016 03:26)

    Hola!!! Muchas gracias por tu relato, es muy bueno! Me pareció muy interesante! Me hizo pensar en los conceptos de micropolítica y mircopoder de Foucault y me quedé pensando en el poder no sonreír como acción política y de poder! Gracias! :)

  • #10

    Lucía (Friday, 09 December 2016 03:55)

    Perdón que me quedó dos veces el mismo comentario. Pensé que no se había enviado y lo volví a escribir! Que torpe!

  • #11

    Careixon (Friday, 09 December 2016 10:09)

    Tantas veces lo he escuchado en mi vida! Mujer, cómo te pones, vaya cara que estás poniendo...sí, es un acto político que cuestiona la "realidad" impuesta. A mis hij@s intento mostrarles lo que está debajo del velo de la corrección política, la hipocresía. Es difícil por el bombardeo continuo, pero tan importante que no se dejen troquelar! Gracias por el artículo. Ojalá haga pensar a mucha gente. Comparto!

  • #12

    Angela Fdez. (Friday, 09 December 2016 11:43)

    "Parece que se nos olvida que el feminismo jamás ha matado a nadie, pero que todos los años el machismo se salda con un escandaloso número de víctimas" El feminismo no, pero el hembrismo sí ha matado a muchos hombres a mano de sus parejas. Sin ir más lejos el año pasado fueron 13 casos, más todos los suicidios que hay, muchos más hombres que mujeres, y en los cuales no existe en el registro un apartado para redactar si estaban casados o con pareja o no lo estaban... El estado solo quiere defender la violencia machista, pero no cualquier tipo de violencia doméstica, porque TAMBIÉN HAY HOMBRES MALTRATADOS, y eso, las que defendéis no más muertes no os preocupa, o al menos no reclamáis... Se está en contra de cualquier tipo de violencia tanto hacia hombres como hacia mujeres o no se está en defensa de ello, porque si estás defendiendo a la mujer, estás discriminando al otro sexo...
    Aun así estoy de acuerdo con tu artículo

    Gracias

  • #13

    Clara (Saturday, 10 December 2016 16:49)

    Hola Ángela, antes de que conteste la autora, te diré simplemente que te formes en género. Cuando seas capaz de entender lo que es una forma social e institucional de violencia, podrás entender el artículo y cómo los argumentos que mencionas son parte también de la misma violencia

  • #14

    Elisa (Revolution on the Road) (Sunday, 11 December 2016 09:32)

    ¡Hola! Respondo a cada comentario por separado:

    Lucía, muchas gracias por tu(s) comentario(s) jaja :) Me alegra mucho cuando la gente me dice que lo que escribo le hace click con algo que ya ha leído, porque así hacemos puentes entre conceptos y, en realidad, no debe de quedar nada ya por inventar.

    Careixon, muchas gracias también, me parece tremendamente importante la labor que haces con tus niñas/os al explicarle todo lo que no les van a explicar (y además van a reforzar) en todos sus entornos. Empoderar y enseñar a pensar a los peques es, para mí, la forma más efectiva de realizar un cambio generacional :)

    Ángela, estoy de acuerdo con Clara, y te añado algunos apuntes: El hembrismo no existe, no es un movimiento o una forma de violencia sistematizada como el machismo. Cuando una mujer mata a un hombre, este asesinato no forma parte de la categoría de violencia de género porque ella no lo mata por el mero hecho de ser hombre (por ponerte otro ejemplo, si un hombre mata a una cajera de una joyería para robar las joyas, eso tampoco sería violencia de género porque el motivo del homicidio es cometer un robo). Por otro lado, si investigas por qué existen tantos suicidios entre hombres verás que las razones (demasiada carga sobre sus hombros, incapacidad de expresar o gestionar sus emociones, soledad) tienen que ver directamente con la carga que el patriarcado pone sobre ellos, diciéndoles desde niños que tienen que ser fuertes, agresivos y no mostrar nunca emociones ni vulnerabilidad: el machismo mata hombres también. Pero lo que más me llama la atención es que digas que estás de acuerdo con mi artículo - si lo estás, entonces, ¿por qué me hablas de hombres maltratados? Es curioso que cuando más oigo hablar de lo que sufren los hombres es cuando yo hablo del sufrimiento de las mujeres: nadie nunca me saca el tema de la nada, sin haber empezado antes una conversación sobre mujeres. Me da la sensación de que se usa como arma arrojadiza, y no como una preocupación real. Ángeles, denunciar la opresión de las mujeres no quiere decir negar el sufrimiento de los hombres, y lo que es más, una cosa está vinculada a la otra.

    Clara, gracias otra vez. Ojalá se educara en el género desde los colegios y así no surgieran conflictos de este tipo. Tendríamos mucho más tiempo para dedicarnos a resolver los problemas que nos atañen. Un abrazo :)

  • #15

    GEMA (Monday, 12 December 2016 13:45)

    El típico discurso del machismo (y en general de todo agente opresor) es exigir moderación en la reacción después de haber insultado primero y/o atacado sistemáticamente. Si respondemos enérgicamente a una injusticia o una humillación, entonces somos radicales y rabiosas. Pero nunca, jamás, se debe responder de otro modo ante ellas, al menos yo no concibo otra manera.
    Aunque al principio resulte incómodo, incluso suicida, nunca, jamás, debemos callar, disimular o sonreír ante una agresión o un acoso como si no pasara nada, porque el agresor no se define por su superioridad física o ideológica, sino precisamente por el papel de agresor del que se ha investido en ese instante y que nos deja a nosotras resignadas a asumir el de víctimas, por eso es fácil comprobar que, al enfrentarle, su mente cortocircuita y reacciona con cobardía. Siempre sucede así.

  • #16

    Emma (Monday, 12 December 2016 20:06)

    Ahora tengo 40 tacos y el acoso ya no es como antes. Pero recuerdo trabajar de camarera de desayuno en un hotel y tener que llevar desayunos a habitaciones y tener a un tío detrás en albornoz indicándome donde dejar la bandeja del desayuno, mirandome descaradamente el culo y sentir que estaba en peligro en una habitación yo vestida de uniforme y ese tipo en albornoz. Recuerdo miradas obscenas, lascivas, comentarios desagradables por todas partes, incluso viniendo de hombres que iban con su mujer e hijos al lado. Recuerdo no haber hablado nunca con nadie de la verguenza y lo mal que lo pasaba. Recuerdo no sentirme no siquiera legitimada a quejarme. Ahora, por fin, hablamos de ello. Que no nos callen la boca.

  • #17

    Anamaría Moctezuma (Tuesday, 13 December 2016 03:26)

    Lo que has dicho es cierto sobre todo que siempre se pone en duda lo que la mujer dice y será tachada de exagerada, o sea, tolera, aguanta "no hay de otra".

  • #18

    Amalia (Tuesday, 13 December 2016 07:41)

    hola! gracias, si es cierto muchas ocasiones nos pone la vida ... si no es en el hogar en el trabajo paseando por la calle siempre te toca callarte alguna!
    soy masajista y he tenido que buscar las formas para no perder clientes, pero reclamar que me respeten.
    cuando te invitan a compatir la siesta... y tu tienes al personaje en tus manos y sigues tocandole, terapeutamente, quiero aclarar, de acuerdo?
    así que si la lucha es dura es muy dura es muy dura la lluvia que nos cae.
    gracias a todas las valientes que seguimos saliendo a reclamar nuestra dignidad
    un beso.

  • #19

    isabel (Tuesday, 13 December 2016 11:01)

    Noooo no estoy de acuerdo ..las mujeres tambien matan y destrozan vidas por egoismo y ni el hombre es un mostruo ni la mujer una santa y lo digo con toda la razon de vivir las dos situaciones en mi vida aquella q calla un ocoso y permite mas q grite lo q le eata pasando de verdad pero jay muchas q no les pasa nada ni nadie les acosa y mienten diciendo q es asi solo por darle una magnitud de importancia rn su vida irreal...asi q no! No!y no! Las feministas estan distorsionando muchas cosas y no nos a de ofencer q ciertos trabajos sean de hombres y otros de mujeres aun pudiendo realizar todos los mismos y si se acosa a los hombres solo q no lo queremos ver ..si les miramos lujuriosamente si les insinuamos tener sexo si les pedimos y hacemos lo mismo q ellos a nosotras no seamos hipocritas ellos tambien lo sufren ...y tampoco deberia ser asi una no es zorra por insinuase o llevar un ajustado vestido ni uno es un machista solo por mirarnos lividinosamente en realidad a todas nos gusta q nos miren sin ofender se trata de todos-as .seamos respetuosos para con el sexo contrario asi es yo puedo como mujer cambiar una rueda del coche y el jombre plancharse una camisa aunque a la inversa sea mejor

  • #20

    Elisa (Revolution on the Road) (Friday, 16 December 2016 11:15)

    Gema, das totalmente en el clavo con lo que dices de que se exige moderación después del instulto y estoy de acuerdo con que no debemos dejarnos engañar por este recurso tan bajo y seguir haciendo lo que es correcto.

    Emma, gracias por compartir esa experiencia, se me revuelve el estómago leyéndote, porque además estas historias son más comunes de lo que se cree. Me alegro de que ya hayas conseguido sentirte legitimada a hablar sobre ello y quejarte, y seguro que con esa actitud animas a muchas otras a hacerlo.

    Anamaría, gracias por la parte que me toca :)

    Amalia, te digo lo mismo que a Emma, es estupendo que estas historias salgan a la luz y así dejemos de sentir que sólo nos pasa a nosotras, o que es una excepción, o que debemos ignorarlo. Gracias!

    Isabel, me apena mucho leer lo que escribes. ¿Por qué "a la inversa es mejor"? ¿Por qué una plancha o un coche (inventos artificiales que no están en la naturaleza) son más adecuados para la mujer o para el hombre? En ninguno de mis artículos digo eso de lo que me acusas (que "la mujer es una santa y el hombre, un monstruo") y te animo a que leas más sobre feminismo, porque así descubrirás que no es a los hombres a quienes atacamos, sino al patriarcado, es decir, al machismo. Cuando una mujer trata a un hombre con lujuria, como tú dices, las consecuencias no son las mismas que cuando ocurre a la inversa. Si no, ¿por qué la prostitución es consumida en casi su totalidad por hombres? ¿Por qué tú vas con miedo por la calle de noche y ellos no? ¿Por qué son ellos quienes violan, pero no al revés? De verdad, te animo a que leas, a que te informes, porque todo lo que dices son mitos populares sobre el feminismo y ninguno de ellos es remotamente cierto.

  • #21

    Carmen (Friday, 16 December 2016 16:58)

    Resumiendo me quedo con:
    "feminismo jamás ha matado a nadie, pero que todos los años el machismo se salda con un escandaloso número de víctimas".
    Contado magistralmente, más claro el agua.

  • #22

    Elisa (Revolution on the Road) (Saturday, 17 December 2016 12:33)

    Gracias, Carmen!! :) Un abrazo!

  • #23

    Un chico (Friday, 20 January 2017 12:59)

    ¿Y cómo es que alguien que está en contra del sexismo y de que se usen a las personas como objetos trabaja como azafata?

    En un contrasentido en si mismo.

    El problema de las feminazis es que meten todo en un saco. Estoy a favor del feminismo y habría que endurecer las penas, pero por favor decir que porque estás trabajando como azafata te miran el culo. ¿Y para qué están las azafatas entonces? ¿A los azafatos no les ponen para lo mismo? ¿No hay mujeres que vean a azafatos "buenorros" y le hagan una radiografía de arriba a abajo?

    Habría que ser, primero consecuente con lo que se piensa y después coherente en el discurso sabiendo diferenciar las cosas. Es como la frase: "el feminismo no ha matado a nadie, pero el machismo sí". ¿Sabemos acaso que el feminismo no ha matado a nadie? Es evidente que la balanza está totalmente desequilibrada, pero al hacer absolutismos de ese modo se van perdiendo las razones para luchar por la igualdad (y hay esas razones).

    De llamar guapa a una chica a violarla o acosarla hay un trecho. A mí me han llamado guapo mujeres (o incluso gays) y por eso no me he sentido acosado. Hay que ver el contexto.

    Cadena perpetua para los asesinos (y asesinas) de violencia de género, pero también libertad para que la gente se vista como quiera, por ejemplo (¿sabíais que hay "feminazis" (y no feministas) que van pintando y destrozando tiendas de ropa porque dicen que denigran a la mujer? "No somos muñecas" dicen, pero olvidan que cada mujer se puede sentir guapa vistiendo como quiera y eso no da derecho a nada.

    El acierto está en la moderación de los discursos y en el sentido común.

  • #24

    Clara (Sunday, 05 February 2017 19:24)

    Iba a decir bonito, pero prefiero "muy real"!
    Gracias por transimitir lo que yo pienso pero cuesta expresar. Me da tanta rabia e impotencia que se nos tache de (como tu bién has dicho) de amargadas o exajeradas cuando no nos reímos de un acto machista o cuando ponemos mala cara. Estoy harta de que por intentar ser feminista o apoyar la igualdad entre hombres y mujeres somos raras, bordes y que odiamos los hombres.
    Por cierto, el poema de la introducción me ha encantado!!

  • #25

    Irene (Sunday, 19 February 2017 10:02)

    "El hembrismo no existe, no es un movimiento o una forma de violencia sistematizada como el machismo. Cuando una mujer mata a un hombre, este asesinato no forma parte de la categoría de violencia de género porque ella no lo mata por el mero hecho de ser hombre"

    Afirmar lo que afirmas en la segunda frase es un ejemplo de hembrismo (comparable a "mujer buena, hombre malo"), mediante una generalización falaz que siembra o incita prejuicios contra el hombre. En consecuencia, la primera frase también es falsa. Saludos.

  • #26

    Esadeltrapo (Wednesday, 22 February 2017 18:43)

    Aun a riesgo de salir escaldada, opino:

    He vivido muchas de las situaciones de acoso y falta de respeto que pueda vivir una mujer occidental, pero creo que todos tenemos un papel en esta sociedad heteropatriarcal, sobre todo las mujeres, que somos las que, al fin y al cabo, solemos criar durante muchos años a los hombres y mujeres del mañana; las que tenemos en nuestras manos el poder del cambio desde las bases de esta sociedad, residentes en la infancia; las que hemos cultivado el machismo como nadie, perpetuando su semilla en nuestros propios hijos. Sé que la corriente es tildar de neomachista a las que optan por ejercer plenamente la maternidad (porque hasta desde el feminismo se nos dicta a las mujeres lo que debemos hacer), pero quiero hacer hincapié en que la lucha por la igualdad empieza en casa, le pese a quien le pese. Y si la madre, padre, alomadre o figura de apego del niño no está porque lo importante es la carrera, lo importante es la producción, lo importante es la lucha callejera mientras se aparta a los futuros adultos en guarderías con horario de fábrica, no podemos esperar pedir amor, empatía y respeto a quien desde su propio nacimiento fue violentado con aislamiento y falta de contacto y maternaje, por tener su familia otra prioridad más políticamente correcta, como es, hoy en día, la fragmentación de la estructura tribal y predominio del yo frente al nosotros. Deberíamos dar a los que llegan lo que querríamos estar recibiendo.

  • #27

    Sara (Tuesday, 14 March 2017 19:29)

    Llevo media vida siendo feminista y sinceramente me da asco este neofeminismo con el que habéis conquistado a las quinceañeras.
    Nosotras luchábamos por la liberación de la mujer, derribar barreras y por poner a la mujer en los espacios públicos emponderada y en igualdad.
    Vosotras decís que nuestro cuerpo nos pertenece pero nos juzgáis cuando nos mostramos, rogáis por cuotas para esconder vuestra incompetencia y falta de formación y cuando se os plantea una cuestión que reta vuestra forma de pensar siempre respondéis ``formate en género´´ es decir, ``aprende nuestra doctrina y no la cuestiones´´
    Afortunadamente vuestro discurso es tan pobre que todo el mundo se da cuenta de vuestras incoherencias, pero por el camino habéis conseguido que la palabra feminismo suene a chiste.

  • #28

    Dani (Saturday, 29 July 2017 23:19)

    Estoy completamente de acuerdo con todo lo que decís :)

  • #29

    Nódege Araújo Mesquita (Wednesday, 06 December 2017 10:25)

    La raiz del machismo acontece en la educación infantil. Simplesmente la denúncia no va cambiar esta cultura do machismo. Basta entrar en cualquer hogar que hay una pareja de niños y ver como son educados.